@ideascoag
#disciplinarq, #organizarq, #trabajarq, debates, destacados, textos

Cuatro objetivos (básicos) tras el Laboratorio de Ideas

Como conclusión temporal al trabajo desarrollado el primer semestre del 2012, los siguientes cuatro puntos reflejan los temas mas recurrentes abordados durante los encuentros del Laboratorio de Ideas del Colexio de Arquitectos de Galicia.              

1. TRANSMITIR LAS CAPACIDADES DE LOS ARQUITECTOS

Si alguna vez el arquitecto dejase de ser obligatorio por ley, no debería quedar ninguna duda de que es un profesional necesario. Para lograrlo es imprescindible transmitir la importancia del trabajo realizado por un arquitecto que, siempre, deberá ser de mejor calidad por igual o menor coste para el cliente. Actualmente la gran mayoría de la sociedad pone en duda que no se incremente el coste y, en algún caso incluso, que se logre la misma calidad. Esta falta de información es necesario revertirla.

Por lo tanto es bueno recordar que el objetivo principal de los arquitectos, como cualquier profesional, es hacer bien su trabajo. Es posible que el espíritu critico del colectivo, que con frecuencia critica el 98% de lo realizado por compañeros, haya puesto más énfasis en los errores cometidos que en transmitir las importantes contribuciones realizadas. Tras esta actitud es posible que se encuentre alguna de las razones de la perdida de confianza en muchos profesionales.

En esa misma línea, se debería valorar de forma adecuada a todos aquellos que hacen bien su trabajo, sea cual sea el campo en el que lo hagan, evitando la exaltación excesiva de los grandes proyectos (transmitida desde las escuelas de arquitectura) e intentando que socialmente se deje de asociar al arquitecto como el constructor de excesos y obras innecesarias para identificarlo con el profesional que mejora la calidad de lo construido sin incrementar el coste.

Estos cambios deben comenzar produciéndose en las escuelas de arquitectura. Es conveniente que se vayan reconociendo nuevas formas de ser arquitecto y que, en consecuencia, se separe la formación de la habilitación. Posteriormente se podría permitir tanto la especialización como un complemento formativo generalista en función de los intereses y capacidades individuales.

2. REGULAR ADECUADAMENTE LOS HONORARIOS

La liberalización de honorarios y el aumento de exigencias técnicas hacen insostenible el ejercicio de la profesión tanto en el sector publico como privado. La mala situación general del colectivo está llevando a ofertar precios por debajo del coste de los proyectos, lo que acarrea una clara disminución de la calidad y una ausencia, cada vez mayor, de cobertura por riesgos.

Es conveniente que, si no es posible legislar unos honorarios mínimos, al menos la administración fije unos honorarios de referencia para garantizar la calidad de los trabajos que, posteriormente, podrían servir de referencia al sector privado. En esa misma línea es prioritario que no se asocien los honorarios al coste de la obra, ya que el profesional que pudiese lograr la misma calidad por un menor coste debería ser premiado (a la inversa, si hay un aumento del coste, imputable al arquitecto/a, este/a debería ser penalizado).

3. ELEGIR A LOS MEJORES PARA CADA PUESTO

Las personas que se encargan de formar a otros, de organizar al colectivo y de tomar decisiones en la administración deberían ser los mas capacitados para ello y no ocupar esos puestos por amistad o por estar al servicio de otros intereses. Tanto la Universidad como el Colegio o la Administración deberían exigir exclusividad a los contratados a jornada completa (evitando el uso de sus posiciones dominantes para fines individuales) que, en consecuencia, deberían recibir un salario acorde con su capacidad y compromiso. Complementariamente se podrían mantener, en especial en las Escuelas, contratados a media jornada o con otras figuras académicas, para no desvincular la formación de la practica profesional.

Esencialmente importante es el apoyo a los arquitectos municipales. Es necesario que sean obligatorios para un determinado ratio de población (por ayuntamientos o comarcas) y que estén suficientemente formados y equipados para desarrollar un planeamiento menos engorroso. De ese modo los técnicos municipales podrán colaborar con sus compañeros más allá de la mera interpretación legal de la normativa. En paralelo es necesario hacer más transparentes las actividades de estos arquitectos para evitar los excesos cometidos en el pasado.

En esta misma línea se debería exigir (y cumplir) la convocatoria de concursos para todo proyecto publico con al menos tres propuestas técnicas a nivel anteproyecto que deberían ser siempre remuneradas. Un sistema posible sería que cada arquitecto o equipo de arquitectos estuviese en una categoría y sea/n invitado/s a formar parte de estos concursos de manera equitativa. Otra posibilidad sería la celebración de concursos en dos fases, la segunda de ellas con al menos cinco finalistas remunerados.

4. REORGANIZAR LAS FORMAS DE AGRUPACIÓN

En la actualidad, por ley, sigue siendo necesario un colegio que agrupe a todo el colectivo y, sin duda, está haciendo una gran actividad de difusión de la profesión pero a menudo se observa como la presencia del colegio ya no es garantía suficiente -especialmente en concursos- ni, ante la escasez de recursos, puede participar activamente en procesos esenciales como el planeamiento urbano y territorial. Se hacen, por tanto, necesarias otras figuras de agrupación.

Concretamente una alternativa sería reducir el colegio a lo mínimo esencial por ley -centralizado- e impulsar el nacimiento de una (o varias) agrupación-asociación de arquitectos que sea voluntaria, abierta a todos y que permita cuadrar ingresos y gastos sin depender de artificios, atendiendo únicamente a los intereses de los asociados. En ella se exigirá cumplir unos requisitos mínimos en los trabajos profesionales, un compromiso deontológico y una participación activa en la toma de decisiones. Esta agrupación (o agrupaciones) tendrán como fin fundamental transmitir las capacidades del arquitecto a la sociedad y velar por los intereses colectivos.

Noviembre 2012.

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Voltemos ó Colexio... - Arquitectura de Galicia - 2015/04/15

Sigue el debate

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s