@ideascoag
textos

Incertidumbres y futuro del arquitecto

por Santiago de Molina — Martes, 26 de junio de 2012 (artículo original en La Ciudad Viva)

En un reciente encuentro en el colegio de Arquitectos de Galicia, llevado a cabo los días 21 y 22 de junio en Vigo, y a la sombra de un numeroso grupo de trabajo denominado “Laboratorio de ideas”, se ha planteado una cuestión de fondo, que no deja de ser sintomática del estado en que se encuentran hoy los profesionales de la arquitectura en España: “¿tiene futuro el arquitecto?”(1) .

Si ya la pregunta contiene una peligrosa dosis de desesperanza, es igualmente una clara muestra de autocrítica que para muchos puede ser considerada contraproducente, pero que para otros puede dar comienzo a una reformulación más sana de las conexiones de la arquitectura con la sociedad.

Lo cierto es que no deja de tener interés hacerla, aun a pesar del momento de su planteamiento, tal vez porque incluso abre la puerta a la peligrosa posibilidad de responder. Si bien en época de crisis la recomendación jesuítica no inducía a las mudanzas, lo cierto es que una gran parte de los profesionales se ven obligados a ellas. Y a países cada vez más lejanos.

Y es que ante la pregunta sobre si el arquitecto tiene futuro, solo puede responderse afirmativamente, eso si, y hoy por hoy, solo desde la óptica de la propia esencia de la arquitectura como disciplina. Y solo cabe hacerlo así, no porque los arquitectos en su totalidad sean absolutamente optimistas o  sean capaces de respuestas unísonas, -que quizás no lo sean-, sino por su específico campo de trabajo.

La arquitectura es una disciplina de futuro, y lo es por antonomasia. Como oficio ligado a la actividad de proyectar, trabaja y desarrolla su tarea en un lugar y en un tiempo aun inexistente. El acto de proyectar supone proyectar-se hacia delante en el tiempo y en el espacio, para anticipar las cuestiones, las problemáticas y las oportunidades de lo propuesto en relación a un estado aun no-nato. Esa es la verdadera especialidad del arquitecto y como tal tiene arraigada en su esencia el potencial creativo y técnico capaz de anticiparse a esas condiciones aun inexistentes.

Tal es así que atendiendo a los argumentos anteriores, no solo no cabe contestar que la arquitectura tiene futuro, sino que, específicamente, es la profesión del futuro, (eso si con permiso de la religión y de los adivinadores profesionales).

Desde esa óptica disciplinar las salidas profesionales inminentes seguramente estén enfocadas desde su capacidad para proyectar, extendidas a todos los campos donde puedan aportar valor. “El arquitecto es imprescindible incluso para trabajos que aun no existen”, dijo allí con una fórmula feliz Evelio Sánchez.

Cabría, igualmente y sin querer hacer una crónica de las interesantes jornadas de debate, hacer una reflexión en torno a las crisis de la figura del arquitecto a lo largo de la historia para poder mirar la situación actual con cierta serenidad. Basta mirar hacia atrás para ver como el sentido de la profesión se ha replanteado en ocasiones cuando los desequilibrios de oferta y demanda de la sociedad, o en cuanto a su forma de trabajo variaban sustancialmente, y no siempre con consecuencias negativas para la arquitectura.

Desde el Renacimiento, donde se plantea un cambio de modelo de la profesión y su independencia gremial, los cambios no han dejado de sucederse y curiosamente esto se ha dado siempre en un contexto de crisis tanto económica, como técnica o social (2). Curiosamente de los vaivenes entre arquitecto y sociedad, la arquitectura ha recibido renovadas energías. (Lo cual puede suponer solo un triste consuelo para muchos profesionales que se encuentran sin posibilidad de ejercer no ya solo su profesión sino casi cualquier profesión.)

La situación del arquitecto en el mundo se encuentra en un desequilibrio prácticamente endémico. En muchos países la misma necesidad de la figura del arquitecto lleva años cuestionada. Hace no mucho, sin ir más lejos, un buen amigo, arquitecto chileno, me contaba, con una mezcla de desesperación y sorpresa, que ante la publicación de una casa de campo realizada en su estudio, al poco tiempo había recibido una llamada de un admirador en la que se lamentaba que en la planta de la publicación no incluyeran las medidas. Evidentemente para poder copiarla.

Como puede imaginarse contextos de este orden tienen como consecuencia un necesario trabajo previo en que el arquitecto debe mostrarse como necesario. O que imprime en el ejercicio profesional una labor didáctica que no puede verse ya con recelo. Sin embargo y con todo, la acuciante falta de trabajo no hace inminente por si mismo, un cambio de paradigma de su figura profesional. Tal vez el resultado de todo suponga una posibilidad de acercamiento de sociedad a la arquitectura. O que la respuesta a aquella pregunta del principio comiencen a hacérsela fuera del propio circulo profesional y se vuelva una amenaza.

Mientras los arquitectos hemos estados inmersos en debates puramente “apolíneos” o “dionisiacos”, hay quien apuesta por pasar a categorías de otro orden. Como si fuese inevitable un tiempo de “apocalípticos” o “integrados”.

Santiago de Molina

arquitecto y docente  hace convivir la divulgación y enseñanza de la arquitectura, el trabajo en su oficina y el blog Múltiples estrategias de arquitectura

NOTAS:

(1)  O en su versión literal: “¿Qué aporta un arquitecto a la sociedad actual?”. Grupo  encabezado por Luciano Alfaya y que ha contado con el respaldo de el COAG y sus representantes con una valentía admirable.

(2)   KOSTOF, Spiro, The Architect, Chapters in the history of the profesión, Oxford, University Press, New York,1977. ( existe una versión en castellano en la colección de arte cátedra).

Anuncios

Acerca de ideascoag

Laboratorio de Ideas impulsado por el COAG Vigo con el fin del plantear debates sobre la actual situación de los arquitectos y la arquitectura, fomentando la participación abierta y el debate público.

Sigue el debate

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s