@ideascoag
#disciplinarq

Aportaciones de un arquitecto

Mejorar la relación del arquitecto con la sociedad.
Para iniciar un debate sobre una actividad conviene hacerse preguntas seminales. Afrontando las bases sobre lo que hace el arquitecto e intentando transmitir aportaciones menos estereotipadas a la sociedad tal vez sea posible incrementar el interés por la creación arquitectonica, una vez que el hecho de edificar no va a corresponder solo a los arquitectos.El debate sobre este tema se realizará el Jueves 21 de Junio a las 16:30h.¿PARA QUE SIRVE UN ARQUITECTO?Basándonos en las definiciones legales y etimológicas podríamos decir que el arquitecto es el profesional que se encarga de proyectar edificaciones o espacios urbanos, y velar por el adecuado desarrollo de su construcción. Según esto tras el proyecto, el arquitecto debería ser el garante de que las necesidades, cualidades y la buena ejecución de la edificación se convierten en un hecho. Además de ser la persona de confianza del cliente frente a la constructora.

Si ampliamos un poco la definición a lo que parece que gusta al colectivo, podemos decir que es el profesional que interpreta las necesidades (físicas, sociales, sensoriales, religiosas, filosóficas, etc.) de los usuarios y las plasma en espacios construidos y habitables.

A esto hay que sumarle lo que nosotros mismos entendemos como obligación de cualquier buen arquitecto y se nos ha venido inculcado desde que iniciamos nuestra formación en las escuelas de arquitectura. Que es que la obra trascienda la técnica para otorgar una serie de valores intangibles pero siempre presentes en las obras más importantes de todos los tiempos, sea cual sea su escala. Dar un sentido a la obra, de modo que ésta otorgue al habitar cualidades que van más allá del buen funcionamiento, y facetas del lugar que existían, pero que no se percibían a primera vista.

Pero a estas definiciones quizás se nos olvida, o quizás decidimos no añadir lo que opina la sociedad de nosotros, y parece que para muchos el arquitecto pasó de ser un bien necesario a un mal obligatorio. Siendo este una traba más a la hora de querer construir algo.

Si pedimos a clientes/gente de a pie que nos definan la función del arquitecto llegaremos a la conclusión que hay dos definiciones antagonistas y opuestas, pero ambas son validas y reales muy a pesar de la profesión.

-La primera define al arquitecto como el profesional que supo entender las necesidades del cliente, las cualidades y defectos del entorno, para traducirlas al lenguaje de la técnica constructiva y plasmarlas bajo la forma de una edificación.

-La segunda es que el arquitecto fue esa persona impuesta por la administración para poder realizar su obra. Alguien que les cobra únicamente por “dibujar” su idea en un plano sin realizar mayores aportaciones, ni a nivel estético, ni a nivel técnico.

¿Es nueva esta situación? ¿Es algo reciente a lo que aún no hemos tenido tiempo de reaccionar? Como reflexión proponemos un texto de J.A. Coderch publicado en la revista Domus en 1961 (DESCARGA) . ¿No es hora de poner los pies en la tierra y hacer el trabajo que la sociedad nos requiere?:

“no son genios lo que necesitamos ahora”

ENLACES RELACIONADOS

El debate sobre este tema se ha realizado el Jueves 21 de Junio a las 16:30h. con:

C/ Dr. Cadaval nº5, VIGO

http://goo.gl/maps/PYEq

 

Anuncios

Acerca de ideascoag

Laboratorio de Ideas impulsado por el COAG Vigo con el fin del plantear debates sobre la actual situación de los arquitectos y la arquitectura, fomentando la participación abierta y el debate público.

Comentarios

4 comentarios en “Aportaciones de un arquitecto

  1. Hola, el principal problema consiste en definirnos de forma que la sociedad entienda esa definición.
    El arquitecto es el ingeniero de tu vivienda y de tu ciudad. calcula la estructura de la vivienda en la que vivimos, tu confort, (instalaciones), tu orientación (soleamiento) y determina parte de los costes de la mayor inversión económica de la vida de una persona. La utilización de la palabra ingeniero no es casual, pues esta profesión no despierta las dudas sobre la utilidad que despierta la nuestra. En España el título debería tener el doble nombre de arquitecto – ingeniero, pero por razones que desconozco todo lo que se parezca a la ingeniería ha sido despreciado hasta nuestros días. Se consideraron obras arquitectónicas de referencia algunas que apenas soportaron el paso del tiempo por una mala elección de materiales. Los concursos de arquitectura se han resuelto en base a unas lineas de diseño arquitectónico, despreciando cualquier otra cuestión, como adaptarse al presupuesto prefijado en las bases. En Resumen, como diría Vitruvio, en nuestra profesión nos hemos centrado solo en “VENUSTAS”, y poco en “UTILITÁS Y FIRMITAS”.

    Publicado por Santiago Losada | 2012/01/27, 13:32
  2. Parece que cuando hablamos entre arquitectos todos nos centramos en la importancia de la vivienda, la ciudad y en el gran peso que la técnica tiene en la profesión. Nos centramos en explicarnos a nosotros mismos lo complejo que es el más mínimo proyecto y en la gran responsabilidad que tenemos. Y parece que no somos conscientes de que este debate se diluye de puertas para afuera. Seamos realistas, gran parte de los clientes que entran en un estudio de arquitectura no saben ni de cerca en que consiste nuestro trabajo.

    Quizás con mayor intensidad desde que estamos en crisis, no hace falta buscar mucho para encontrar que la mayoría de las veces que aparecemos los arquitectos en los medios, es para relacionarnos con el despilfarro que ha provocado el diseño (o la falta de él) de una de las grandes obras del Star System de la arquitectura o para relacionarnos con algún profesional que parece más interesado en como quedarán las fotos de su obra en las revistas, que en hacer buena Arquitectura.

    ¿Hacemos algo como colectivo para desmarcarnos de ello? ¿tienen algo que decir aquí los colegios? ¿o puede darse incluso, la perversa situación de que hasta comulguemos con esta imagen? Creo que ni siquiera nos hemos parado a hacer esta reflexión.

    Al contrario de lo que pensamos, por lo menos en el entorno en el que me muevo, parece que nos empeñamos en transmitirle al público general la parte más superficial y banal de la profesión.

    La buena arquitectura debería presuponerse a un buen arquitecto. Al igual que cuando se compra un coche el vendedor no se centra en lo bonito que es, cosa que ya valora el cliente, sino en lo eficiente que es su motor, lo barato que es y, por supuesto, en como su forma aerodinámica hace que sea fácil de conducir (porque como todos sabemos, la forma deriva de la técnica, y no al revés).

    Como conclusión: ¿somos necesarios? Yo creo estar seguro de que si, pero debemos encontrar la forma de explicar a la sociedad porqué y para qué.

    Publicado por Felipe Masid | 2012/03/21, 15:41
  3. Cada vez tengo más claro que no, no somos necesarios.

    Aclaro.
    No es necesario algo que no echas de menos cuando no lo tienes.
    No es necesario algo de lo que puedes prescindir sin que el resultado global se mantenga en la media de lo esperado.
    No es necesario algo que más que servirte te entorpece.

    En cierto modo comparto lo que expongo porque hay multitud de espacios en los que la mano del arquitecto no ha actuado y, sin embargo, consiguen emocionar. En la reciente época de bonanza, añorada por muchos a pesar de lo dañina que ha sido para la profesión, hemos visto edificar y edificar sin que haya habido detrás “realmente” la mano de un arquitecto; no ha sido necesaria para dar respuesta a demandas que no valoraban más que los metros cuadrados. Hemos sido el “mal necesario” de los promotores/políticos/… que no veían en nosotros más que el elemento capaz de destrozar cualquiera de sus “necesidades” escudándose en normativas que simplemente “no les venían bien”.

    En este escenario no somos necesarios. ¿Queremos serlo?.

    Pero es que además, como bien apunta Felipe Masid, estamos asociados en el subconsciente colectivo a despilfarro. Para ejemplos recomiendo la lectura/suscripción al vitriolo más sensato: http://nmas1.wordpress.com/.

    En el despilfarro está en nuestra formación. No recuerdo haber hecho un proyecto/estudio/garabato durante la carrera en el que simplemente sonase la palabra presupuesto.
    Las mediciones son cosas de arquitectos técnicos. Tuve que esperar a 5º de carrera para que un profesor me hiciera ver la importancia de una buena medición y lo vital de un buen presupuesto. No está mal, con más del 60% de la carrera encima viene este y me cuenta que lo que he estado haciendo eran dibujitos.

    Tal vez, en vez de preguntarnos si somos necesarios toca reconsiderarnos y preguntarnos si somos convenientes.

    Publicado por Evelio Sánchez (@evelio_sj) | 2012/04/21, 12:48
  4. Aplauso, Evelio.

    Publicado por etxezulo | 2012/05/17, 22:38

Sigue el debate

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s